Rickenbacker

Rickenbacker es uno de los fabricantes de guitarras eléctricas con más tradición. Las guitarras Rickenbacker se hicieron famosas sobre todo en lo años 60 por los Beatles. En los años 70 también ganaron los bajos Rickenbacker en popularidad.

La casa fue fundada en 1931 bajo el nombre „ Electro String Instrument Corporation“ por Adolph Rickenbacker y George Beauchamp, para poder distribuir guitarras eléctricas hawaianas diseñadas por George Beauchamp. Adolph Rickenbacker (modificó su nombre de origen suizo Rickenbacher a Rickenbacker) se concentró hasta finales de los 50 en fabricar guitarras hawaianas.

En 1956 Rickenbacker introdujo dos modelos con el mástil a través del cuerpo en el mercado lo cual acabaría convirtiéndose en el distintivo característico de Rickenbacker. Estos fueron los modelos Rickenbacker Combo 400 – guitarra y el bajo Rickenbacker 400. En 1958 Rickenbacker sacó la serie „Capri“, entre otros también un modelo semiacústico con doble cutaway, el origen de lo que más tarde sería la famosa serie Rickenbacker 300. En 1960 el todavía desconocido John Lennon adquirió una Rickenbacker 325 capri en Hamburgo, la cual siguió tocando durante los primeros años con los Beatles. En 1963 su compañero de grupo George Harrison se compró también una Rickenbacker esta vez el modelo 425 aunque siguió tocando preferentemente su Gretsch Country Gent.

En 1964 Rickenbacker diseñó una guitarra de 12 cuerdas. El segundo modelo de estos instrumentos que fuese jamás construido, la Rickenbacker 360/12 se lo regaló a George Harrison. Encantado por el buen sonido y la versatilidad de la guitarra, George Harrison utilizó principalmente esta guitarra en los años consecutivos.

El modelo 4000 fue el primer bajo eléctrico de Rickenbacker. Al Rickenbacker 4000 le siguieron los populares modelos Rickenbacker 4001 (1961), 4003 (apróx. 1980) y finalmente el Rickenbacker 4004. Estos bajos (junto a los bajos de Fender) dominaron la escena del Rock en los años 70 y 80.

Muchas de las guitarras y de los bajos Rickenbacker están equipados con la conexión estéreo denominada “Rick-O-Sound”, lo que permite una conexión de las diferentes pastillas del instrumento a diferentes aparatos de efectos o amplificadores.
Las guitarras Rickenbacker disfrutaron de gran popularidad también entre otros famosos músicos de los 60 como: Roger McGuinn de “Byrds”, Pete Townshend “The Who”. En los 70 las guitarras Rickenbacker empezaron a perder fama, mientras que los bajos seguían disfrutando de una gran demanda. Paul McCartney por ejemplo tocó hasta entrados los 80 un Rickenbacker especialmente diseñado para zurdos.

En años más tardíos famosos guitarristas volvieron a descubrir las grandes cualidades de las guitarras Rickenbacker: Tom Petty, Paul Weller “The Jam”, Johnny Marr “The Smiths”, Marty Willson-Piper “The Church”, Brix Smith “The Fall”, Peter Buck “R.E.M.” y Susanna Hoffs “Bangles”.
Entre los bajistas más famosos que se decidideron por instrumentos Rickenbacker se encuentran: Mike Rutherford “Genesis”, Chris Squire “Yes”, Lemmy Kilmister “Motörhead”, Roger Glover “Deep Purple”, Hellmut hattler “Kraan”, Cliff Burton “Metallica”, Joey DeMaio “Manowar” y Paul McCartney.