0
Tienda de música Servicio Contacto
Doepfer

Doepfer

 (Han sido encontrados 2 artículos..)
Ver como
Cuadrícula
Lista
Clasificación:
Categoría
  • Piano / Teclado

  • Estudio y grabación

Marca Doepfer

Doepfer

El primer contacto de Dieter Doepfer con el mundo de la música prometía ser el último. Cuando Doepfer comenzó sus estudios de física en Múnich en 1972, hacía tiempo que había dejado de lado el acordeón para dedicarse a la guitarra. No quería aburrirse más y por eso el estudiante jugaba con los phasers y los wahwahs para la guitarra.

Más o menos por casualidad, entró en un campo que no le dejaría marchar a partir de entonces. Sintetizadores.

"En aquella época, estos dispositivos eran todavía muy desconocidos. La gente conocía a Moog y más tarde también a Roland y ARP, pero se sabía poco sobre la tecnología". El verdadero avance llegó con el Formant.

El Formant, un kit de bricolaje publicado por la revista Elektor en 1977, era un sintetizador modular analógico. Para muchos en aquel momento, el dispositivo fue su primer contacto con el mundo de la generación de sonidos sintéticos. Para Doepfer el Formant fue el trampolín hacia el éxito. Para el dinosaurio sonoro, el muniqués construyó un módulo de fáser controlado por tensión y lo ofreció en un anuncio de dos líneas. Más tarde pasó a construir él mismo todos los módulos. Pero como introducción a los fundamentos de la tecnología de los sintetizadores, el Formant era ingenioso.

Recién licenciado en física, Doepfer acabó haciendo el servicio civil en un gran hospital de Múnich. Un golpe de suerte del que el empresario sigue beneficiándose hoy en día: Después de unas semanas empujando camas, fue requerido por el departamento de oftalmología. Porque para las operaciones con láser en el ojo se necesitaba un físico.
Este departamento de oftalmología tenía su propio laboratorio de desarrollo donde se construía una electrónica especial. B]Doepfer: "Si no había nada que hacer -y había poco que hacer-, me limitaba a desarrollar circuitos de sintetizadores. Al fin y al cabo, para el médico jefe, un diagrama de circuito se parecía a cualquier otro".

El resultado fue el primer sistema de sintetizador completo de Doepfer, el PMS (Polyphonic Module System). Sin embargo, cada uno de los módulos de cuatro voces sólo estaba disponible como kits o como placas de circuito ensambladas. El PMS era realmente sólo algo para los aficionados.

A finales de 1982 salió al mercado el sistema modular de voz (VMS) de Doepfer. A partir de ese momento, el joven físico pudo vivir de su negocio. El VMS consistía en una tarjeta con dos VCOs, VCF, VCA y dos generadores de envolvente ADSR. La tarjeta de expansión para esto estaba equipada con VC-LFOs, además había una interfaz para Commodore PET4000 más tarde para el homecomputer clásico C-64.

Toda la generación de sonido se construyó a partir de chips especiales de Curtis Electronic Music Specialties (CEM), cada uno de los cuales integraba casi un módulo de sintetizador completo. Tras algunas negociaciones con el jefe de CEM, Doug Curtis, Doepfer se hizo cargo de la representación europea de los exóticos chips, que hasta entonces sólo se importaban esporádicamente como piezas de recambio.

La empresa Doepfer sacó al mercado en 1984 una tarjeta de muestreo de 8 bits para acompañar al VMS. A esto le siguió una tarjeta de bucle y una interfaz de ordenador.

Más tarde, el inventor Doepfer se dedicó a construir teclados. Resultado: LMK1, un simple teclado maestro. Junto con la empresa Böhm, desarrolló el chip E-510 especialmente para este fin. Durante casi una década, detrás de las teclas Doepfer, desafió a la competencia:

Desde el punto de vista financiero, la entrada en la fabricación de teclados supuso un gran avance para la empresa. La producción y las ventas estaban a punto de estallar, la antigua empresa unipersonal había crecido: La socia Sibille Heller se incorporó al departamento de ventas, Matthias Marrass a la producción de teclados y Christian Assall a la programación.
Así, los teclados maestros se convirtieron en el producto principal, que aportaba un buen dinero, pero que no desafiaba al ingeniero electrónico de Dieter Doepfer. En el verano de 1994, su voz interior se impuso y nació un sintetizador analógico: el MS-404.

La idea de un sistema modular maduró después de que cada vez más clientes pidieran un segundo VCO u otro generador ADSR para el MS-404. También hubo una gran demanda de los modelos antiguos en el mercado de segunda mano. Dos razones para que Doepfer ataque esta muesca, aunque sea con mucha precaución.

Incluso los siguientes módulos (muestreador, cuantificador, módulo de tabla de ondas, generador de subarmónicos y armónicos) del A-100 se realizan principalmente con generación de señales digitales.

Ya sean digitales o analógicos, órganos de iglesia controlados por ordenador o guantes MIDI, nada parece ser inimaginable en la casa de Doepfer. Al menos casi nada.