Lovepedal

El cerebro detrás de Lovepedal se llama Sean Michel. A Sean no le convencía el sonido de los aparatos de 19" que dominaban el mercado, y a principios de los ´90 empezó a diseñar pedales. Después de varios años e intentos fallidos nació el pedal Lovepedal FAB 50, una obra maestra con sólo un regulador, que en la zona de menor ganancia simulaba estupendamente a un Marshall agrietado y en la zona de mayor ganancia producía un malvado sonido Fuzz. Este éxito le llevó a diseñar más pedales hasta llegar al gran surtido actual de Lovepedales Tone Tools. Con los pedales de la Mini Line se dio un merecido bombo publicitario a los pedales de efectos cada vez más pequeños. Muchos de los pedales que hoy fabrica Lovepedal son de edición limitada, ya que en ellos se utilizan piezas extraordinarias.